Nuestra tienda usa cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación.

Cómo limpiar tus joyas de oro

Es normal que nuestras joyas se ensucien con el uso diario y con el paso del tiempo, pero limpiarlas es muy sencillo y seguro. Lo puedes hacer tu mismo en 3 pasos:

1. Primero, sumergimos la pieza en agua tibia con jabón durante 10 minutos.

2. A continuación, utilizaremos un cepillo suave para remover la suciedad (puede ser un cepillo de dientes)

3. Por último, secaremos la pieza muy bien sobre un paño absorbente, a ser posible de algodón natural, con un secador a poca potencia. 

¡ Listo ! Ya tendremos la joya tan brillante y limpia como el primer día 

En el caso de que la joya tenga piedras opacas como el lapislázuli, la turquesa, coral, etc. Requiere unos cuidados especiales, ya que al ser porosas, pueden absorber los productos de limpieza, y variar su color natural. Por lo que bastaría con frotarla con un paño suave.

Te damos algunos consejos para el mantenimiento de tus joyas:

Limpia las piezas con relativa frecuencia para mantener su brillo y belleza.

A ser posible guárdalas en un paño por separado sin apilarlas, para evitar que se rayen unas con otras.

Evita el contacto de las joyas con sustancias químicas o superficies abrasivas.

Le recomendamos que la limpieza de sus joyas, no la haga jamás en el lavabo o fregadero, ya que puede desprenderse o escurrir por el desagüe.

Limpieza Joyas